No vendas con la estrategia de Felipe

Felipe es un vendedor de libros en su ciudad, pero no tenía idea de cómo hacer una oferta a los clientes, así que vendía muy poco.

¿Y cómo vendía Felipe? Él ofrecía:

  • Portada dura
  • 300 páginas
  • Tamaño de fuente: 16

  • Y así seguía Felipe hasta que, luego de un largo bostezo, el cliente se marchaba.

Felipe se preguntó:

-¿Qué está pasando? ¿Por qué nadie me compra lo que ofrezco?

Luego de investigar un poco, entendió cuál era su gran error:

El error de Felipe

Él mencionaba al cliente todas las características de su producto, pero nunca abría los ojos del cliente para ver el provecho que cada libro significaba. Fue así que decidió vender de otra forma. Ahora él resalta:
  • Educación y entretenimiento en cada libro.
  • Durabilidad de la calidad del libro, debido a su portada dura que lo protege de dobleces y roturas accidentales.
  • Contenido amplio y detallado.
  • Cómoda lectura (debido al tamaño de fuente)
Y así seguiría Felipe, de no ser porque los clientes lo interrumpen, y le preguntan por el precio del libro. Ahora que los clientes conocen los beneficios del libro, están mucho más dispuestos a comprar, y agradecidos por haber encontrado a Felipe en su camino.

La realidad

A las personas no les importa lo mucho que a la empresa le haya costado fabricar un producto, o preparar un paquete de servicios. Tampoco les importa todo lo que hay detrás de lo que tú haces; no porque sean insensibles, sino porque no experimentan lo que tú experimentas día a día en tu negocio. Es por esto que el cliente necesita conocer los beneficios directos que recibirá de ti al comprar.

Si vendes de la manera correcta, tus clientes te pedirán tus servicios, en lugar de que tú les pidas su dinero. Esto se logra estableciendo un valor diferencial notable, y ofreciendo un servicio que alivie o mejore la vida de tu cliente.

Y tú, ¿ya evaluaste la oferta de tu negocio?

¡No olvides que siempre es posible mejorar, por bien que te vaya! Una clave para el éxito es seguir innovando aunque nadie más haya innovado como tú.