Razón principal para delegar el mantenimiento de tu web

Existen muchas razones para contratar el mantenimiento de tu sitio web, pero la principal será fácil de entender con la siguiente ALEGORÍA:

Cierto granjero, de carácter independiente y seguro de sí mismo, decidió que era momento de trasladarse a una granja más grande para resguardar mejor sus bienes.

Fue así que metió todas las gallinas del corral en una jaula inmensa, y las llevó a cuestas al nuevo lugar donde deberían vivir.

Luego, tomó las ovejas, de dos en dos, y las trasladó de la misma manera.

Al terminar, condujo a las vacas hacia el nuevo establo y cerró con seguro para que nadie las robara.

Fue entonces que el mozo le dijo:

-¿Pero qué estás haciendo?
-Trasladando todo a la nueva granja. -respondió el granjero.
-¿Y por qué no has pedido ayuda, siendo yo más joven?
-Porque sé hacerlo solo, y tú no sabrías cómo quiero YO que los animales sean cuidados.
-Pero bien puedo llevar todo por ti, y luego tú lo ordenas sin tanta fatiga. O me podrías decir cómo hacerlo.
-Sí, sí. Pero de cualquier forma quiero hacerlo yo. Es mi trabajo.

El obstinado granjero siguió por horas y días, llevando todo a su nueva granja sin descanso.

Poco tardó el pobre anciano en descubrir que había cometido un grave error.
Su columna no aguantó, y el estrés de semejante tarea le causó la más terrible de las desgracias: una dolencia que le obligó a jubilarse quisiera o no.

Más temprano que tarde tuvo que enseñar al mozo las tareas importantes, y vivió sus últimos años en su casa de campo, viendo su granja sin poder disfrutar de ella; viendo correr delante de sus ojos el oficio que amaba, sin poder siquiera participar de lejos.

Moraleja: Hay muchas ocupaciones para las que te podrías considerar imprescindible en tu negocio, pero ninguna de ellas es tan valiosa como tu salud y productividad. ¿Para qué te servirá un negocio que depende totalmente de ti, cuando no puedas dedicarle tiempo?

Tareas como el mantenimiento de tu web restan tiempo a tu productividad diaria. ¿Te interesa delegar?

En otras palabras, eres el granjero de la historia, y yo el mozo. 

¿Me dejas ayudarte?